Skip links

Noticias falsas o “Fake news” sí influyen en la opinión de la sociedad

Alejandra Zaldivar 

Las noticias falsas, también conocidas como “Fake news”, sí contribuyen a un cambio en la opinión de la sociedad e influyen de manera limitada, pero notable en usuarios que comparten opiniones y gustos en la red, de acuerdo con un estudio realizado por la fundación Friedrich Naumann.

El término “Fake news” se acuñó en 2016 durante la campaña presidencial en Estados Unidos y se usó para referirse a desinformación de hechos. Su objetivo es generar el máximo número de clics para obtener ingresos publicitarios, por lo que su crecimiento va de la mano con intereses monetarios.

Las redes sociales refuerzan la difusión de las noticias falsas, apoyadas de interacciones y clics que aumentan su impacto. En plataformas como Facebook se propagan de manera principal al ser compartidas en círculos de usuarios cuya visión de interpretar un hecho es igual o se parece.

Las noticias falsas se distinguen por titulares sensacionalistas e información dudosa cargada de opiniones, no precisamente profesionales ni racionales, sino interpretativas o ensimismadas, sin embargo, no sólo son usuarios reales los que interactúan con contenidos informativos, también existen los llamados “bots sociales”, que contribuyen a la difusión de información.

Se les llama “bots” a programas computacionales que cumplen tareas casi de forma automatizada y repetitiva, por ejemplo, un chatbot es un programa informático que es capaz de mantener una conversación con un ser humano.

Los bots sociales han creado cuentas ficticias en redes sociales que a primera vista parecen cuentas de usuarios reales que comparten en automático tweets o dan like en Facebook, y no justo consiste en atraer la atención de usuarios, sino que se enfoca en que una noticia sea considerada muy relevante.

Un papel importante que juegan los algoritmos de las diversas redes sociales es que otorgan una mayor relevancia a las noticias con las que interactúan la mayoría de internautas y, por lo tanto, se les muestra a otros usuarios en cadena de forma prioritaria. De esta manera se manipula la difusión.

Para evaluar el peso y la importancia que tienen las “Fake news” hay estudios realizados en Alemania, así como en Estados Unidos que demuestran que las noticias consultadas en redes sociales no se consideran creíbles en comparación con fuentes informativas tradicionales, por lo que la televisión, los medios impresos, sitios web oficiales del medio, todavía tienen un peso importante a la hora de analizar y verificar una noticia.

Las redes sociales no son evaluadas como fuente informativa importante y, en su mayoría, los usuarios ven estas noticias para entretenerse o como pasatiempo con el valor agregado de ser informados sobre acontecimientos actuales.

Estudios sobre el manejo de las noticias falsas revela que cuando los usuarios sospechan estar frente a una noticia falsa relacionada a un tema que les interese, se dan a la tarea de investigar por su propia cuenta.

En otro aspecto, la eliminación de una noticia falsa o el intento de borrarla de la web podría ser contraproducente. Este tipo de acciones sirven a los grupos populistas para fortalecer su postura sobre teorías conspirativas y argumentos sobre un control de las élites sobre la información.

¿Te has encontrado frente a una Fake News?